Un almuerzo de lujo, en casa.

marzo 16, 2006

Hoy ando de carreras: trabajo, mi esposa y su postgra, mi sobrina con gastritis por la ansiedad de la boda de una prima en la cual será parte del cortejo, mis tías y mi mamá con sus cosas. Cuando no son los mangos es la cerca, pero aquí seguimos.
Entonces cuando se acercaba el mediodía, no lo pensé dos veces: un pollo en brasa, una coca-cola y ya. Fui entonces al asadero de confianza cerca de mi casa, y cuando regresé mi madre tenía una sorpresa: todavía le quedaba pesto, y con unos fidellini al dente y un trocito de pecorino, rematé el almuerzo. Nunca había probado esa combinación, y si fue el hambre que me traicionó el gusto debo aceptar mi culpa, pero unos “espagueticos” con pesto, pecorino y pollo en brasa bien aliñado con ajo y coca-cola fría hoy me parecieron de lujo, como dice Bart Simpson.
Igualito, el dueño de una galería me llamó cuando terminaba de comer y tuve que meterme la mano llena de pollo en el bolsillo para tomar el celular… Así que al terminar de asearme, escribí este post antes de perder la idea.

Anuncios

2 comentarios to “Un almuerzo de lujo, en casa.”

  1. CFCG Says:

    Estás más loco que una cabra, Dicson. ¿Te encanta escribir, no?

  2. diib Says:

    Me encanta escribir… Sigo la tradición familiar. Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: