Hamburgo frente al Coquivacoa.

mayo 30, 2007

Uno de mis vicios es comer en la calle. Lo llamo vicio porque es una afición que no controlo, y que me ha traído más tristezas que alegrías; de tal forma cumple con las mismas básicas de otros vicios, como el fumar, tomar en exceso, o los juegos de envite y azar. Aunque no tome en exceso, aborrezca el cigarrillo (en especial en una hermosa mujer) y no me entra en la cabeza como la gente le deja a la suerte de un caballo el destino de su familia, comprendo que los vicios son así, formas de adicción no tan nocivas en el instante como la cocaína, pero que a la larga cumplen una función antónima a las virtudes.

A menos que sea un sitio especialista en algo específico (por ejemplo, Subway) siempre que como en la calle mi primera opción es una hamburguesa. De origen alemán, la hamburguesa (un trozo de carne entre dos panes) se remonta a los tiempos de los egipcios, y aquí pueden leer más al respecto. Lo cierto es que en esta ciudad amada por el sol, las moscas y otros individuos, el concepto de hamburguesa es reinventado cada 50 metros en cada puesto de comida rápida. Engendros con chuleta de cerdo ahumada, pernil, pollo, chorizo, carne asada, salchicha, huevo frito, y todas con el toque individual de cada perrero que desarrolla su mezcla secreta de salsa tártara, siempre a base de mayonesa y hierbas. Por ende, he probado infinidad de combinaciones, todas basadas en el concepto del bollo de pan redondo cortado a la mitad con una pieza de carne picada dentro, hecha a la brasa o en una plancha, con o sin queso.

Comencé hablando de los vicios porque a partir del momento en que vi el documental Super Size Me, y luego de ver este video, decidí comenzar a pensar en el vicio de la comida en la calle, y más que todo en las hamburguesas. En general, existe de 10 a 15 mejores opciones que cualquier cadena de hamburguesas disponible para comerse una en esta ciudad, a menos de 1Km a la redonda de cada restaurant Wendy’s, McDonald’s o Burguer King. Aquí no existe la cadena La Nota, una gentecita que le compró las instalaciones a los Wendy’s en los Andes y Barinas, así que el punto de referencia son las 3 gringas, y por supuesto las hamburguesas de Mi Vaquita, un plato que solo se prepara a pedido del cliente pero que conserva el mejor estilo gringo de las hamburguesas de los años ’50, rodeada de papas fritas y flanqueada por una coca-cola. En fin, hay suficientes opciones para decir que Maracaibo es una ciudad de hamburguesas, aparte de los patacones y otras comidas “típicas”; también es una ciudad donde abundan los problemas cardíacos y de hipertensión entre los jóvenes, la diabetes tipo 2 y la obesidad, en especial la mórbida.

Total, a partir de haber visto lo que hace realmente una dieta rica_en_hamburguesas sea cual fuere su fuente, decidí cambiar de actitud y mejorar los hábitos. Compré más seguido aceite de oliva, cúrcuma, y especias. Volví a cocinar más en la casa, y aprovechando que Mamalán está pasando más tiempo en la casa compartimos almuerzos mucho más sanos que una hamburguesita aquí y allá.

Pero el tiro de gracia lo recibí ayer… Como estaba cansado del bronceado de monitor, salí con mi esposa y los sobrinos a comernos alguito al atardecer. En el sitio donde llegamos, el atento dependiente se confundió y en vez de prepararnos una hamburguesa más que decente, nos preparó unos monstruos de doble carne, al mejor estilo big-mac doble con queso, pero con el añadido de pollo mechado, pernil, tocineta, jamón, queso amarillo y blanco, verduras y muchas cosas más. Cada hamburguesa pesaba unos 600gr, y estaban recién hechas a la brasa. Todo iba muy bien, hasta que le pedí al dependiente mostaza, que fue facilitada en un tetero el cual obviamente no usaban mucho, pues este preparado no es muy solicitado por los comensales en Maracaibo. Me comí la mitad de mi plato, y pedí el resto para llevar, al igual que mi esposa. Mis sobrinos si se comieron todo: la niña un perrocaliente, y el niño el monstruo de 600gr, doble carne y guisos varios.

Lamentablemente, la mostaza estaba dañada y no lo noté gracias al contenido de vinagre de la misma. Hoy día, con unos kilos menos y ya rehidratado, escribo este post y les recuerdo que la salud está primero que todo, incluso primero que los vicios.

Quiero terminar este post con el top-five de las hamburguesas de Maracaibo, en el cual se excluye la reina de todas (la de Mi Vaquita) por ser off-league debido a su estilo clásico y extrema calidad. Aquí van entonces, las mejores cinco hamburguesas que he probado en Maracaibo.

Quinto lugar: las hamburguesitas perreras de Indio Mara. Sencillas, económicas y deliciosas.
Cuarto lugar: las hamburguesas de la esquina de la 72 con Delicias. Pídanlas sin papitas, con repollo y lechuga, y un extra de salsa.
Tercer lugar: las hamburguesas de El Cuñao, en la 72 con la Av. Guajira.
Segundo lugar: las hamburguesas de The Twins, frente al Instituto Niños Cantores en La Paz. Divertido ver como dos gemelos hacen hamburguesas al revés uno del otro.
Primer lugar: las hamburguesas Guerrera y Texana de cualquier Chops, en especial el de la 9B y el de la 72. Pídanlas con pepinillos, aunque a veces no tienen.

Nuevo ranking hamburguesero 2009 (08/10/2009):

5) Chops (ay Catira de Chops, vuelve a ser lo que alguna vez fuiste, please!!).
4) Carrito Metrópolis de Indio Mara.
3) Mi Ternerita / Mi Vaquita. Carne Premium, costosa.
2) The Twins, en La Paz al lado del INCZ.
1) David’s Food, en Sierra Maestra. Av. 15 con C2, al lado de la Panadería La Reina.

Anuncios

4 comentarios to “Hamburgo frente al Coquivacoa.”

  1. elpi-churro Says:

    Recomendación: las de 7th Burger al lado de Subway de 5 de Julio entre San Martín y Bella Vista. Son de la misma gente del Gaucho con la que comparten cocina y realmente tengo que decir que son excelentes!!! Yo como la mixta, hamburguesa de carne de res coronada con una divina hamburguesa de pollo encima! quesito amarillo, tomate y pepinillo!!! Y las papas fritas SENDAS!!!!
    Después que las pruebes, nos dejas saber si van dentro del ranking!!!
    Saludos!

  2. alvaro Says:

    De pana, creo que yo tambien me voy a comenzar a buscar un poquito de aceite de oliva y cocinar en casa, esto de estar buscando sitios nuevos donde comer se esta convirtiendo en un vicio como tu dices. Saludos

  3. suje Says:

    bueno amigos que puedo decirles la comida de la calle me encantaaaaaaaaaaaaaaaaa!!… pero tambien es verdad que nos destruye el estomago y el bolsillo, asi que, busquemos ese aceite de oliva y cocinemos en casa y hasta nos permite ponernos creativos que tal y desarrollamos otras artes!!! jejeje!! basta de fritanga y comida chatarra.. bueeeeeeno solo las arepitas de la lago (super arepas) de ves en cuando pa’ no dejar!!

  4. jeisson Says:

    cuando yo probe esa hamburguesa quede facinado soy de caracas y vine aqui a maracaibo por trabajo y un amigo me recomendo esas esquicitas hamburguesas telas recomiendo pruebalas…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: